divendres, 16 de novembre de 2018

Marie Antoinette



El asunto del collar

En julio de 1785 estalla el «caso del collar»: el joyero Bohmer reclama a la reina 1,5 millones de libras por un collar de diamantes encargado en nombre de la soberana por el cardenal de Rohan. Ella no se hace responsable. Insiste en arrestar al cardenal, al que acusa de insultarla al achacarle la compra del collar y el escándalo es inevitable. El rey confía el asunto al Parlamento, que determina que la culpa corresponde a un par de aventureros, Jeanne Valois de La Motte y su marido, y disculpa al cardenal de Rohan, engañado pero inocente. La reina, aunque inocente también, es tratada con gran desconsideración por el pueblo, al considerarla culpable, por lo menos moralmente. Lejos de resultar superfluo, el caso del collar supuso un punto de inflexión en el reinado, que marcaría una nueva etapa de impopularidad y odio por parte del pueblo que se sintió insultado por los bajos negocios de usura y falsificaciones.

El propio Napoleón aseguraría más tarde que el caso del collar de diamantes fue un detonante de la Revolución francesa.

María Antonieta toma conciencia, por fin, de su impopularidad y trata de reducir sus gastos, especialmente los de su mansión, lo que provoca nuevas críticas y un gran escándalo en la Corte cuando sus favoritos se ven privados de sus cargos. Todo es inútil, ya que las críticas continúan y la reina se gana el apodo de «Madame Déficit». Es acusada de estar en el origen de la política anti-parlamentaria de Luis XVI y de nombrar y destituir a los ministros. En 1788 es ella la que induce al rey a despedir al impopular Loménie de Brienne y sustituirle por Necker. Ya es demasiado tarde, Luis XVI había sido demasiado débil. (wiqui)


Els punts que us mostraré no són de l'estil que més m'agrada. Però són tan, tan quecos que no m'hi vaig poder resistir:









Va viure com una reina i va morir com una delinqüent o va viure com una delinqüent i va morir com una reina?

5 comentaris:

  1. suposo que l'estil que et refereixes és el troquelat, oi ?
    A mí m'encanten !!!

    Ptns
    IRATI

    ResponElimina
  2. A mí me encantan los marcapáginas en acordeón, y si además son troquelados, mejor que me mejor. Son del estilo de las damas del Thyssen (salvando las distancias del contenido), que los tengo entre mis preferidos. Hay otra serie similar de caballeros franceses, si bien yo no tengo ninguna de ellas.

    ¡Menudos días llevas, Roser! A ver qué pones mañana.

    Abrazos.

    ResponElimina
  3. Amb l'estil em refereixo al rococó, no que siguin troquelats, Dolors

    ResponElimina
  4. Justa, de los que me regalé por mi santo no queda nada. Ya os lo he enseñado todo. Bueno, queda una colección de la belle époque que ya mostraste tú en tu blog

    ResponElimina
  5. El Rococó puede ser, por recargado, pero los marcapáginas son preciosos.
    Bcssssssssssssss

    ResponElimina