dissabte, 5 de maig de 2018

Incipit/Huygens


Un íncipit (del latín incipit, ‘empieza’)​ son las primeras palabras de un texto o documento, pudiendo contener el nombre del autor o detalles sobre su producción.

Siguiendo una tradición hebrea que se retoma en el cristianismo, el íncipit da su título al documento. La palabra opuesta complementaria a incipit es éxcipit.

En hebreo, los libros de la Biblia son designados por su íncipit. Por ejemplo, el primer libro se llama Bereshit, "en el comienzo", es decir, a partir de la primera palabra de la Biblia: "En el principio creó Dios el cielo y la tierra ..."

Su uso lo toma el cristianismo. Así el íncipit señala las primeras palabras de una oración griega o latina, cantada o no. A menudo, estas palabras son tomadas por título. Se designa así, por ejemplo, el Kyrie, el Agnus Dei, el Gloria (íncipit: Gloria in excelsis deo), el Magnificat, la Salve Regina, la Victimae paschali laudes y muchos otros textos de la liturgia católica.

Las bulas pontificales y encíclicas llevan también el nombre de sus primeras palabras en latín, por ejemplo, Pacem in Terris.

Los manuscritos también son designados por sus íncipit.


Ejemplos:

En un lugar de La Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme ....
Con diez cañones por banda, ...
La heroica ciudad dormía la siesta ...
Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla ...
-- Vuelve a leerme la carta del Buey Apis ..
Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella t
arde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo ...(wiqui)


Els punts de la sèrie d' Incipit tenen més contingut posaré sis avui i sis el proper dia. Que no ens estraguem!


































2 comentaris:

  1. Ay, Ay, Ay!
    Los marcapáginas para ponerse verdes de envidia y el recuerdo de Las Catilinarias...Bueno, mejor no te digo...Me costaron sudor y alguna lágrima, seguro, cuando las teníamos que traducir y el Ars Amandi menos, pero también dieron lo suyo...
    Conste que a veces nos encontramos con situaciones en las que se te viene a la cabeza el Incipit de la obra de Cicerón...
    Bonita y culta manera de empezar el sábado para contrarrrestar los prosaicos dolores de espalda.
    Gracias por esta maravilla de entrada.
    Bcsssssssssssssss

    ResponElimina
  2. A mi hay mucho impresentable que me hace venir a la mente la frase de Cicerón, algunos van cayendo, espero que otros pronto encuentren su Pistoia

    ResponElimina