dimarts, 31 de juliol de 2018

Puzzle rus 2











La Perspectiva Nevski és l'avinguda més bella del món, de fet va ser creada per a això. El Tzar Pere el Gran va fer de Rússia una mena de potencia naval, era una obsessió per a ell des de que va viatjar a Europa. En uns aiguamolls guanyats a Suècia va fundar la nova capital d'una Rússia que ell volia més moderna, oberta i il.lustrada, enmirallant-se en l'Àmsterdam que tant el va fascinar.

És una avinguda de quatre quilòmetres de llarg amb multitud de palaus, ponts, jardins...Aire, aigua i pedra i bellesa i harmonia. Quan vaig visitar la ciutat fa un grapat d'anys li vaig jurar amor per sempre, havia passat per Moscou, Tallin...ciutats també belles i interessants però San Petersburg és diferent, malgrat la seva grandària no et sents aclaparat, hi respires i et trobes molt bé.



Nikolai Gogol li va dedicar una narració i aquests punts  de  Mikhail Bychkov l'il.lustren.



No hay nada mejor, por lo menos para Petersburgo, que la perspectiva Nevski1. Ella allí lo significa todo. ¡Con qué esplendor refulge esta calle, ornato de nuestra capital!… Yo sé que ni el más mísero de sus habitantes cambiaría por todos los bienes del mundo la perspectiva Nevski… No sólo el hombre de veinticinco años, de magníficos bigotes y levita maravillosamente confeccionada, sino también aquel de cuya barbilla surgen pelos blancos y cuya cabeza está tan pulida como una fuente de plata, se siente entusiasmado de la perspectiva Nevski. ¡En cuanto a las damas!… ¡Oh!… Para las damas, la perspectiva Nevski es todavía más agradable. ¿Y para quién no es ésta agradable?… Apenas entra uno en ella percibe olor a paseo. Aunque vaya uno preocupado por algún asunto importante e indispensable, es seguro que al llegar a ella se olvidan todos los asuntos.


Éste es el único lugar donde la gente se exhibe, sin sentirse acuciada por la necesidad o el interés comercial que abraza a todo Petersburgo. Diríase que el hombre que se encuentra en la perspectiva Nevski es menos egoísta que el de Morskaia, Gorojovaia, Liteinaia, Meschanskaia y demás calles, en las que la avaricia, el afán de lucro y la necesidad aparecen impresos en los rostros de los peatones y de los que la atraviesan al vuelo de sus berlinas u otros carruajes. La perspectiva Nevski es la principal vía de comunicación de Petersburgo; aquí el habitante del distrito de Petersburgski o de Viborgski, que desde hace años no visitaba a su amigo residente en Peski o en Moskovskaia Sastava, puede estar seguro de que lo encontrará sin falta. Ninguna guía ciudadana ni ninguna oficina de información podrían suministrar noticias tan exactas como puede hacerlo la perspectiva Nevski. ¡Oh, todopoderosa perspectiva Nevski!… ¡Única distracción del humilde en su paseo por Petersburgo! ¡Con qué pulcritud están barridas sus aceras y…, Dios mío…, cuántos pies han dejado en ellas sus huellas! La torpe bota del soldado retirado, bajo cuyo peso parece agrietarse el mismo granito; el zapatito diminuto y ligero como el humo de la joven dama, que vuelve su cabecita hacia los resplandecientes escaparates de los almacenes, como el girasol hacia el sol; el retumbante sable del teniente lleno de esperanzas que las araña al pasar…, ¡todo deja impreso sobre ellas el poder de su fuerza o de su debilidad! ¡Cuánta rápida fantasmagoría se forma en ellas tan sólo en el transcurso de un día! ¡Qué cambios sufren en veinticuatro horas!

Empecemos a considerarlas desde las primeras horas de la mañana, cuando todo Petersburgo huele a panes calientes y recién hechos, y está lleno de viejas con vestidos rotos y envueltas en capas, que asaltan primeramente las iglesias y después a los transeúntes compasivos. A esta hora la perspectiva Nevski está vacía: los robustos propietarios de los almacenes y sus comisionistas duermen todavía dentro de sus camisas de holanda o enjabonan sus nobles mejillas y beben su café; los mendigos se agolpan a las puertas de las confiterías, donde el adormilado Ganimedes que ayer volaba como una mosca portador del chocolate, ahora, sin corbata y con la escoba en la mano, barre, arrojándoles secos pirogi y otros restos de comida. Por las calles circula gente trabajadora; a veces, también mujiks rusos dirigiéndose apresurados a sus tareas y con las botas tan manchadas de cal, que ni siquiera toda el agua del canal de Ekaterininski, famoso por su limpieza, hubiera bastado para limpiarlas. A esta hora no es prudente que salgan las damas, pues al pueblo ruso le agrada usar tales expresiones, como seguramente no habrán oído nunca ni en el teatro. A veces, un adormilado funcionario la atraviesa con su cartera bajo el brazo, si se da el caso de que su camino al Ministerio pase por la perspectiva Nevski.

Gogol

11 comentaris:

  1. Uno de los lugares que le gustaría visitar a mi marido.
    ¡Maravillosos puzle! Es ruso ¿verdad?
    ¿Recuerdas la canción de Franco Battiato?:
    https://youtu.be/JTvSp5dFRGk

    Apertas.

    ResponElimina
  2. O este vídeo:
    https://youtu.be/PLbnL63Ecow

    ResponElimina
  3. El video esta al proncipio de la entrada

    ResponElimina
  4. algun dia m'agradaria anar a Rússia... però a l'estiu, això sí. No suporto massa bé el fred, jejejee

    ResponElimina
    Respostes
    1. Jo vaig anar al mes d'agost i van baixar les temperatures de cop i ens vam posar a cinc graus. Es feia molt estrany anar amb plumon, guants i katiusques en ple mes d'agost.

      Elimina
  5. ¡ Genial todo!
    Entre que no viene el sol y los marcapáginas que subes, me estoy poniendo de un verde... La envidieja, ya sabes.
    Bcsssssssssss

    ResponElimina
    Respostes
    1. Envidieja la mía, te regalo todo el sol XD. Aquí nos ahogamos. Todo el día acobardada por si tengo que salir a la calle, nos freímos!

      Elimina
  6. Preciós, aquests no l'havíem vist mai.
    Montse

    ResponElimina
    Respostes
    1. me'ls va comprar una amiga a Sant Petersburg l'estiu passat

      Elimina
  7. De fet quan tu i vàrem estar es deia Leningrado!
    Després li van retornat el nom de Sant Petesburg!

    ResponElimina
  8. De fet quan tu i jo vàrem anar es deia Leningrad.
    Anys després li van retornar el nom zarisra de Sant Petesburg (Petrograd)

    ResponElimina