dijous, 25 de gener de 2018

Nazario


Cuando llegó a Barcelona, Nazario, empezó a trabajar de maestro, en el Ciudad Condal de Vallbona, un barrio imposible en la periferia de Barcelona. Mi primera escuela fue en Torre Baró, al ladito de Vallbona. Me puedo imaginar cómo se sintió Nazario, recién llegado a la metropoli, cargadito de ansias de libertad, yendo a fichar cada día a la escuela. Duró poco. Por suerte se dedicó por completo a dibujar y a pasárselo bien. Tenía buenos amigos.









 La verdad es que no parábamos de entrar y salir, de ir a los sitios, siempre había fiesta. Había fiestas en las casas de la gente y aquí en la Plaza Real siempre nos reuníamos. El fin de semana estábamos como veinte en una mesa hasta que empezó el turismo y empezaron a subir los precios. Porque claro, antes te tomabas tres o cuatro cervezas tranquilamente y no era muy caro, pero hoy en día te tomas una cerveza y ya está, tienes el presupuesto desequilibrado. Bueno, después en los 80 vino la moda del bar Kike. El bar Kike es un bar mítico donde el Paca de Tomate, que también era un personaje muy célebre, estaba muy loco. Hacía transformismo muy diferente de lo que hacía la gente, no era un transformismo serio, era un poco paródico. Se tiraba por los suelos, cogía una fregona, atacaba a la gente y era algo como muy espectacular y sobre todo muy marginal. No eran los números típicos de la Mariline, ni de la Edit Piaf, nada de esto. En este el bar Kike, que estaba al lado, en la calle Raurich, nos reuníamos todos los amigos, hacíamos mucha performance en el bar, llenábamos las paredes con pintura. También íbamos con Camilo al bar Venus donde nos invitaban a copas y nos emborrachábamos. (Nazario)


Yo también había ido al Kike. Tengo una anécdota de esa época. Un día estando en la barra del Kike entró un grupo de personas, una de ellas me llamo la atención porque su cara me sonaba... había sido mi profesor de francés cuando hacía BUP en las monjas. Le dije: eres V. verdad?, sí , contestó, de qué nos concemos?. A mi me pareció que se lo decia flojito... Aún así pilló un sonrojo descomunal y mirando a sus acompañantes dijo: en este mundo sólo me ha faltado subirme en un globo! No le hizo mucha gracia.



Nazario me ha gustado siempre, como dibujante, como pintor... y además es la memoria andante del undergrund barcelonés. Debe tener un archivo que ni el de las indias!, el video de la Tomate lo colgó él en youtube. Ha escrito varios libros en plan memorias, pero no son sólo memoria personal, también refleja  la colectiva de los años locos pre-sida.
También sacó un libro, Plaza Real Safari, que es muy tierno y costumbrista. Con unos dibujos preciosos. 


A parte de Anarcoma y sus amigas, Nazario publicó historias antológicas en el víbora, recuerdo sobretodo Salomé i Turandot. Fabulosamente apoteósicas. Si entráis en su blog podréis disfrutar de otras aventuras. No os perdais la caperucita roja. He oído comentar a Nazario y a Miguel Gallardo más de una vez que las animaladas que se llegaron a hacer en aquella época super free, hoy en día, serían  políticamente incorrectas de la cabeza a los pies, seríen perseguidas, denostadas, censuradas... durante un tiempo nos sentimos libres!






Una anécdota:
En 1976, Nazario ilustra la portada y contraportada del número dedicado a Lou Reed & The Velvet Underground de la revista ROCK COMIX.
Tres años más tarde, en 1979 Lou Reed manda plagiar la ilustración para la portada y contraportada del disco “Take no prisoners” sin consentimiento del autor ni ningún tipo de reconocimiento.
Décadas después y después de varios juicios, se consigue reconocer la autoría de Nazario de la ilustración y se le indemniza con 4 millones de pesetas. Nazario comenta sobre el caso que “si Lou lo hubiera pedido, seguramente se lo habríamos cedido, por el punto de asociarnos con un disco suyo. Nos molestó su prepotencia“.Blog








Muchas gracias guapa por ayudarme a completar mi colección.




2 comentaris:

  1. ¡NAZARIO EN MARCAPAGINAS! ¡Sin palabras...! ¡Me encanta!

    ResponElimina
  2. Ayer comimos en la plaza Real en "Les quintce nits", durante la comida una chiquita estuvo amenizándonos, pero creo seria completamente distinto a los vivido en tus años mozos. Un abrazo.

    ResponElimina